Los Costos del Transporte Urbano.

La política pública en referencia a la transportación responde a la manera en que se financia el transporte público y privado.

En términos de costos directos, el transporte privado está esencialmente autofinanciado (La compra del vehículo, el combustible, el mantenimiento, el seguro, etc).
Los caminos y las autopistas son gran parte, pagados por una variedad de impuestos y cargos impuestos a los usuarios de automóviles. Dichos cargos incluyen licencias y registros de impuestos federales a la gasolina.

Sin embargo, se ha argumentado que el automóvil produce una variedad de costos ocultos que no son cubiertas, como la contaminación, las muertes y heridas de los accidentes, y los patrones de uso de suelo dispersos, que incrementan el costo de los servicios públicos.

En contraste, la economía del transporte público es tal que difícilmente podría sobrevivir si tuviera que autofinanciarse. Actualmente, muchos costos de transporte público se pagan del dinero público.
Muchas ciudades han construido o crecido sistemas de metro. Los fondos para dichas construcciones son generalmente federales, y además reciben asistencia para su operación, ya sea por las millas operadas o por la cantidad de pasajeros transportados.

En general, los costos recuperados del usuario generalmente cubren la mitad de todos los costos de operación y absolutamente nada de los costos de capital.

Presentación: “La Planeación del Transporte Urbano”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *